Informe de Euroconstruct sobre la ‘Situación y previsiones del sector de la construcción en Europa’

Refleja que la construcción de viviendas será la más afectada durante 2020, y la que más crecerá en 2021 y 2022.

Según recoge el ITec (Instituto de Tecnología de la Construcción de Cataluña), la pandemia ha provocado que 8 de los 19 países de la red Euroconstruct hayan paralizado obras temporalmente. 

La crisis ha provocado también un brusco incremento del gasto público que está poniendo a prueba los mecanismos económicos a nivel nacional y comunitario, restando capacidad inversora a los promotores públicos. Sin embargo, no parecen estar amenazados ni los fundamentos de demanda (más allá de algunos nichos de mercado muy acotados) ni la disponibilidad de financiación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Se trata por tanto de una crisis inédita, para la que no sirven demasiado los precedentes de crisis anteriores. La previsión contempla un descenso de producción del -11,5% en 2020, tras el cual el rebote se empezará a notar en 2021 (+6%) y continuará en 2022 (+3,5%). Este recorrido es muy parecido al que se espera para la economía en su conjunto, con una salvedad: mientras que el PIB tiene previsto acabar en 2022 a niveles del 2019, en el caso del sector construcción aún quedaría un 3% por debajo.

La evolución prevista del sector construcción, de hecho, va a ser diferente de un país a otro, y aunque se prevea que el conjunto de los 19 países no alcanzarán la llamada “recuperación en V”, sí que dos terceras partes del mercado europeo aspiran a recuperarse en dos años.

Lea el artículo completo aquí